Usted esta aquí
Inicio > Favoritos del Equipo Editorial > COMUNICARSE CON EL DOLOR

COMUNICARSE CON EL DOLOR

COMUNICARSE CON EL DOLOR - ayni magazine

COMUNICARSE CON EL DOLOR

El subconsciente se encarga de recordarnos el dolor del pasado. Nos arrastra a recordarlo una y otra vez para luego “re aparecer” en nuestros sueños con detalles que habíamos olvidado. Entonces…? La lógica sería si me fue mal en el pasado, no vale la pena volver a intentar nada parecido porque “es obvio que me va a volver a pasar lo mismo”… Si esto sería verdad, no me hubiera casado otra vez…

He pasado años de años tratando de evitar el dolor; es mucho mas cómodo evitar todo tipo de confrontaciones y situaciones dolorosas. La risa ha sido mi compañera por años, esta es mi isla de alegría, felicidad, y sanación pues; dicen que un minuto de rabia debilita tu sistema inmune por 4 a 5 horas y un minuto de risas lo eleva por 24 horas¡!!

Conversando con otras mujeres divorciadas sobre el perfil del hombre que buscan: Latino pero de “mundo” (o sea viajado y no machista), con hijos grandes (o sea que no jodan), que sea hombre de negocios (o sea “que tenga dinero”), todo esto se piensa pero no se dice en las altas esferas de la sociedad latinoamericana; apasionado… (o sea que se le pare, depende de la edad), y entre otras… con buen genio, guapo y espiritual… Pensamos todo el tiempo que la felicidad nos va a dar un compañero, el trabajo o el dinero.

Obviamente existen las personas que están conscientes que la felicidad no viene de afuera… Pues este es un pensamiento de “moda” o “cliché”, como el “coaching”, o la “decoración con madera vieja”. La verdad de la verdad es que nada de eso existe!! Ni el Ken ni la Barbie… ni que somos taaaan elevados que toda nuestra felicidad viene de nuestro interior. Eso “filosofábamos” a los treinta y pico de años y lo sacábamos de los libros de “Chopra” y “Osho”, también de moda desde hace unos 10 años. No obstante, ya a los “sin cuenta”… las “caídas y levantadas” me han aportado otro tipo de experiencias para el manejo del dolor.

El dolor nos encuentra en todo lado, sobre nuestros hombros, espalda, cuello, y ahí seguirá gritando. Mientras más le esquivamos, con más fuerza aparece… Viajamos a la playa fabulosa en una isla y aparece, en lo mejor de la fiesta vuelve por más que viajemos lejos para evitarlo. Tapar el dolor es intentar tapar el sol con la mano, lo logramos por momentos y cada golpe es una puñalada al corazón hasta sentir una lenta agonía. No sirve de nada resistirlo, pues vuelve con más y más fuerza. Un día decidí dejarlo entrar a tomar café conmigo…, le di posada en mi cuerpo hasta sentirlo en todos mis órganos y así consolarlo.
Lo mas asombroso fué que al día siguiente amanecí como una persona nueva.

Cuando las filosofías orientales nos hablan sobre la importancia de “acallar los pensamientos y emociones” es precisamente esto. Se refiere a no huir sino observarle con mucha atención para así colocarle en el contexto adecuado. Muchos psicólogos ayudan a centrarnos en la sensación dolorosa en un momento de soledad y silencio para dejar que este dolor invada todo el cuerpo, potenciándolo al máximo.

En el momento que el dolor llega al punto más “álgido” se produce una descarga similar a una corriente energética. Lo increíble de esto es que luego visualicé claramente como este salía por mis pies. Hoy en día trato de observar mis pensamientos y ser más consciente de las emociones para no dejarme arrastrar por estas. Si a esto se le suma un agradecimiento a la vida con un entendimiento de que TODO pasa para algo mejor en cuanto a nuestra evolución aquí en este mundo, el proceso de cicatrización es fabuloso!!

De mi libro “me caí de los tacos”

Imagen: Creative Commons CC0

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Top
Translate »