Usted esta aquí
Inicio > Deportes > MIA, MI PROFESORA DE LA VIDA

MIA, MI PROFESORA DE LA VIDA

MIA, MI PROFESORA DE LA VIDA

Siempre me ha gustado estar en control y dominar la situación para que así nada ni nadie me hagan daño. Así fueron mis relaciones con los hombres, con mis colegas y hasta en casa. Todo iba bien hasta que conocí a Mia. Ella me dijo que no! Además me dejó en claro que no iba hacer lo que yo quería y no iba a dejar que controle todo hasta que no confiara en ella.

Desde el momento que la ví, caí rendida a su pies. Su forma de moverse, su semblante, sus ojos me dejaron ver su alma y cuando me subí encima de ella me sedujo por completo.

Mia es una yegua argentina de color castaño. Un caballo alazán. Tiene una línea blanca que va desde su frente y baja hasta su nariz. Sus pestañas son largas y sus ojos son almendrados.

MIA, MI PROFESORA DE LA VIDA - AYNI MAGAZINE REVISTA DIGITAL
MIA, MI PROFESORA DE LA VIDA – AYNI MAGAZINE REVISTA DIGITAL

Comencé a montar desde muy pequeña pero cuando terminé el colegio y fui a la universidad, mi papá me dijo, “mijita se acabaron los caballos y ahora a estudiar”. Dejé la hípica por casi 20 años hasta que mi hija se interesó por la equitación. Mia llegó un par de años después.

No sé si es la edad o las experiencias que uno ha tenido en la vida, pero la equitación es ahora diferente. Antes me lanzaba! Saltaba lo que me ponían en frente sin pensarlo y montaba cualquier caballo.

Hoy lo pienso dos veces y así soy en la vida cotidiana. Pasé de ser una mujer super valiente y segura, a una persona cobarde que ya no quiere tomar riesgos en la vida.

Mia también me dijo ya basta!

Los caballos nos enseñan a tener paciencia y a pedirles las cosas, no a obligarlos. Es igual con las personas; nadie aguanta que lo traten a la patada. Si quiero que Mia trote o galope, se lo pido amablemente con las piernas. Si no lo hace a la primera, se lo pido una segunda vez y con más énfasis para que realmente entienda lo que le estoy pidiendo. Lo mismo en el trabajo. Si pido algo y no lo hacen, lo pido otra vez pero de forma más asertiva.

MIA, MI PROFESORA DE LA VIDA - AYNI MAGAZINE REVISTA DIGITAL

Hay momentos que estoy montando y tengo miedo. En vez de seguir a Mia, de sentirla y acompañarla en sus movimientos, la contengo y la restringo. A veces, así soy con la gente, quiero hacer todo o decirles como tienen que hacer las cosas, en vez de dejar que cada uno se explaye y trabaje a su manera. Los caballos son tan nobles que muchas veces aguantan que los manejemos a nuestro antojo, e igual se las ingenian para hacer lo que les pedimos.

Poco a poco he ido aprendiendo a confiar en mi como jinete porque Mia me ha demostrado que nunca me dejará colgada. Llegué a este punto porque después de meter la pata muchas veces veía que Mia igual saltaba o pasaba caballetes etc. Hacia lo que le pedía talvez con más dificultad pero cumplía.

Durante todo el tiempo que ha estado conmigo y mi hija, nunca he tenido una mala experiencia con ella. Es más, me reconoce la voz pese a que puedo estar lejos de su establo. Sé que me observa y está pendiente de mi. Las veces que se ha caído mi hija saltando, la yegua se queda parada como si la estuviera esperando.

Ahora, sigo sus movimientos, trato de moverme con ella y de ir con la corriente en vez de pelear y tratar de estar en control. Y así tiene que ser la vida; dejar que las cosas fluyan, trabajar con las personas como un equipo y no tratando de imponer ideas y formas de hacer las cosas.

Mia es más que un caballo, es mi profesora de la vida.

  • author's avatar

    Por: Malena Marchan

    Mama, Latina, journalist, rider, runner. Univision Political team. Ex BBC, NHK, AFP, Ecuavisa, Teletrece.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Ver todos estos posts del autor

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Top
Translate »