fbpx
Cargando...

AL VOLANTE

A L   V O LA N T E

         HABILIDAD FEMENINA.

         Me pregunto y asumo que muchas lo harán igual: cómo es que con todo lo hábil que puedo ser manualmente, así como para manejar cualquier carro velozmente, excelentemente, haya resultado ser algo deficiente para cuidar el vehículo de turno?  Puede sonar mal, a negligencia.  He sacado luego la conclusión de que “no lo entendemos”.  Esto puede llegar a ser un verdadero problema para las mujeres quienes luego de varios intentos llegamos a decepcionarnos para siempre  al constatar una habilidad nula para mantener bien el “bólido”.

          LA REVISIÓN

          Ya sabemos que periódicamente se tiene un contacto mecánico que revisa nuestro carro y lo mantiene.  Sería estupendo que no se necesitara más, pero sucede que una misma, la dueña debe hacerse cargo totalmente de dicho artefacto tan importante para el desarrollo exitoso del diario personal, empresarial y doméstico; todo esto, aunque finalmente y simplemente asuma que ama  -si cabe el término-  su carro pero que no tiene ninguna empatía para con su complicada máquina con sus fierros ,  tuercas y demás.  Podría ser que no sea “nuestro terreno” en general pero el problema es que no lo aprendimos a conocer a tiempo!

AL VOLANTE - AYNI MAGAZINE

         EJEMPLO PARA SACAR UNA CONCLUSIÓN DE LA CAUSA DEL PROBLEMA

         VERANO EN LA PLAYA

          Muy joven, a los trece no sabía manejar pero alguna vez le pedí al chofer me indicara el mecanismo “de acción”,   no así del funcionamiento de la máquina… Luego de saber cómo arrancar, cambiar marchas, etc, decidí ponerme en acción.  Veranábamos en un pueblito en ese entonces muy tranquilo que era Salinas.   Temprano, tenía todo el día para estar en la paya, junto a mis nueve hermanos en ese entonces ( más tarde nacerían dos más; uno había fallecido) y mis padres.  Mi novio no estaba y con tanto niño lanzando arena y sobre todo ya asegurado el bronceado de rigor,  pensé sería muy divertido ir por ahí,  a comprar en una perfumería y dejar una carta en el correo.  Esto, ” sin levantar sospechas”.

         Así que tomé el llavero,  prendí la “station” Opel , fui y regresé en dos horas de “La Libertad”  pueblito playero, feliz porque había sido exitosa la travesura y había evadido exitosamente al equipo de tránsito local, mucho más severo que el de la Sierra;  igual con cierta cautela y a la vez premura, aunque sabía que no vendría nadie hasta las dos de la tarde.    Lo que no me esperé fue que de una manera sorpresiva cuando llegaba vi que todos regresaban de la playa caminando pues habían decidido ir a otra playa.  Fue el peor susto de mi vida!  Así que aceleré y me trepé al muro con la increíble circunstancia que el carro quedo gravitando sobre él a manera de balancín, sin mayor daño, que no fuese la gran vergüenza que pasé.

SOLUCIONES

En este caso solucionó rápidamente el problema mi padre.  Más tarde, las “abolladuras” y demás pequeños problemas del carro, como cuando te pasabas el kilometraje del aceite, era culpa tuya desde luego, pero el conflicto y lo importante es reconocerlo y asumir algo que es un hecho: no me interesaba saber del mecanismo, de la máquina, funcionamiento y mantenimiento del mismo porque no lo entendía ni aceptaba como algo inherente a mi naturaleza y porque esos daños a asumir simplemente ERAN SOLUCIONADOS POR ALGUIEN QUIEN NO ERA YO!   Y ahí estaba el verdadero problema.  Suena terriblemente ingrato y estúpido pero es una realidad.

CONCLUSIÓN

Esto al ser expuesto de esta manera hoy, nos dice que muchas actitudes bondadosas y tradicionales según nuestras estructuras tales como  la protección “de buena fe”,  -y  que es algo para agradecer desde luego- deben venir acompañadas de la exigencia de estudiar bien el respectivo manual y de hacerse cargo de dicho objeto con la mayor responsabilidad posible…     Para mi generación igual que para otras más jóvenes aún,  todavía manejas vehículos o aparatos cuyo mecanismo desconoces por completo; entonces simplemente dejas de ser auto-suficiente y sobre todo, tiendes a no ocuparte adecuadamente de entender su estructura y eso puede representar pérdidas económicas a veces muy importantes…AL VOLANTE - AYNI-MAGAZINE

Sería bueno tratar de “cogerle el gusto” al mecanismo del aparato en cuestión…

Lo digo consciente de que si hubiera sido así en mi caso, me hubiese ahorrado mucho $$$ y muchísimas anécdotas , unas muy simpáticas e hilarantes… Y otras asombrosas.

Lo importante es que me di cuenta a tiempo, cuando vi que mi auto no se encontró por un tiempo largo en el garaje “por daños” causándome un increíble desconfort, especialmente por vivir en el campo…

También me perdoné a tiempo!    

Deja una respuesta

Ayni Magazine

Revista Digital de Contenido Humano basado en experiencias

Suscribirse a nuestras publicaciones

Loading
Translate »