Usted esta aquí
Inicio > Salud > DESBALANCES EMOCIONALES

DESBALANCES EMOCIONALES

DESBALANCES EMOCIONALES: AYNI MAGAZINE

DESBALANCES EMOCIONALES – Estados que no deben ocultarse

INTRODUCCIÓN

He decidido escribir sobre estos temas porque veo que hay mucho desconocimiento, temor y también vergüenza al hablar sobre ellos.

No pretendo decir que mis criterios sean infalibles y que sean verdades absolutas. Solamente trato de aportar con mis experiencias, lo que he podido ver en otras personas que he conocido y parte de lo que he podido aprender de textos e investigaciones. He tratado de ser lo más objetivo posible.

Espero este texto aclare algunas nociones y mitos sobre estos problemas y motive a que las personas conversen abiertamente sobre ellos y les permita tomar las mejores acciones..

DEPRESIÓN : Qué es realmente, cómo se manifiesta y grados de depresión

Cuando se trata de la Mente Humana hay que ser muy cuidadoso para hablar de sus afectaciones con madurez y más que nada tomar acciones lo antes posible.

Menciono esto porque hay enfermedades o desbalances químicos en el cerebro que alteran el estado emocional de muchísimas personas y esto no se toma con la seriedad requerida y muchas veces se los oculta por vergüenza como si se trataran de un tipo de debilidad o falta de carácter. Nada más alejado de la realidad.

El cerebro humano sigue siendo en muchos aspectos un gran misterio. Sin embargo, se ha avanzado muchísimo en el campo de la neurología, neuropsiquiatría, psicología etc. y esto ha permitido identificar muchos síntomas que normalmente se ignoraban y se han desarrollado tratamientos multidisciplinarios para lograr los diagnósticos más acertados. Hoy, es imperativo que la gente sepa identificar cuando uno de sus miembros de familia o allegados atraviesan por algún episodio de desbalance emocional que puede resultar en efectos muy serios.

Es muy frecuente ver que no se toma en cuenta por ejemplo, cuando una persona está triste por un tiempo considerable y creer que solo es algo pasajero . Pero puede suceder que esta persona cae en un proceso depresivo gradual que muchas veces se convierte en una depresión severa con complejas consecuencias.

Existen casos de depresión que inician de manera muy sutil donde la persona va poco a poco perdiendo interés por realizar tareas muy simples; actividades tan triviales que para la gente que le rodea son demasiado elementales y no le dan la importancia necesaria.

A una persona con este tipo de desbalance emocional le resulta cada vez más difícil interactuar con sus amistades y familia y empieza a perder el contacto más casual y no se diga las interacciones de calidad con todas estas personas. Asi que aqui es donde debemos hacer un alto y considerar que hay múltiples razones para que una persona experimente un proceso depresivo. Se puede decir de forma generalizada que existen dos tipos de causales de una Depresión: motivos externos (exógenos) y motivos internos (endógenos).

Los factores exógenos que afectan a una persona son múltiples y en general podemos mencionar entre otros aquellos que tienen que ver con la forma cómo una persona se relaciona con su entorno: dinero, trabajo, hijos, familia en general, amigos y más. En ocasiones el estado de ánimo se ve afectado por problemas relacionados con estas interrelaciones y las conexiones internas en el cerebro empiezan a fallar principalmente por una disminución de ciertas sustancias generadas por nuestro cerebro y que son necesarias para que las conexiones neuronales puedan mantener un estado anímico estable.

En ciertos casos estos procesos son temporales y la persona afectada puede recuperarse con la ayuda de un profesional de la psiquiatría que suministra y dosifica por un tiempo ciertos medicamentos especializados de acuerdo con revisiones periódicas. En otros casos un proceso depresivo puede ser sumamente intenso y en este caso debe iniciarse inmediatamente un diagnóstico profundo y muchas veces también será necesario complementar el trabajo de un psiquiatra con el de un psicólogo o coach por un lapso más prolongado.

En muchas ocasiones el proceso es de carácter endógeno esto quiere decir que la causa mayor no está en sucesos que se han dado o se están dando en la vida de esta persona. Quizás esos sucesos han afectado algo pero de forma mínima y la real fuente de la depresión está dentro de la mente de la persona afectada. Es decir hay un proceso interno en el cerebro que por alguna razón está impidiendo que se realicen las conexiones normales y afectando así el balance de las emociones y para esto se recomienda un diagnóstico médico psiquiátrico más profundo.

Hace pocos años atrás psiquiatras y psicólogos trabajaban de manera totalmente separada, hoy se ve con muchísima más frecuencia que psiquiatras y psicólogos están trabajando conjuntamente lo cual es un gran avance para poder ir tratando estos casos con mucha más efectividad. Esto es porque en su gran mayoría las causas de estos desbalances no son exclusivamente problemas químicos dentro del cerebro y muchas veces la persona necesita ser guiada por un psicólogo o terapeuta para superar situaciones de la vida diaria que le resultan muy complejas para solucionar por sí mismo.

Los procesos depresivos severos deben ser observados con mucho detenimiento ya que muchos casos la persona depresiva puede llegar a tener ideas suicidas que podrían convertirse en acciones reales.

Algunas ocasiones a pesar de que una persona ha estado asistiendo donde un especialista, sea éste un psiquiatra un psicólogo o ambos, es muy difícil detectar realmente cual es el verdadero estado emocional pues hay personas que suelen ocultar sus emociones y tratan de mostrar a quienes los rodean que todo está bien.

Por esto, es de vital importancia que los especialistas (psiquiatras, psicólogos, coaches, etc) que hayan sido escogidos sean los correctos, y eso no es algo trivial.

La tarea de escoger un especialista es algo muy propio de cada persona y aunque un especialista tenga muchísimo prestigio con la comunidad médica y sus pacientes y cuente con las mejores cualidades, esto no es garantía de que sea el mejor para una persona determinada.

Cada persona es única y puede “percibir” a un especialista de formas muy distintas y establecer un buen nexo con su especialista es indispensable. Debe existir un nivel mínimo de empatía para poder iniciar cualquier relación tratante – tratado.

Esto es sumamente importante porque la persona que está siendo tratada debe ser muy frontal con su médico o terapeuta y comunicarle constantemente cómo está sintiéndose. En ocasiones el paciente no se siente agusto con su especialista o por algún otro motivo decide ocultar su verdadero estado anímico y omite información que es esencial para su tratamiento. Esto suele ser detectado por medio de algún tipo de evaluaciòn o test.

El especialista, generalmente un psicóterapeuta o un coach, realiza una serie de pruebas o tests con el objetivo de motivar a que la persona se abra lo más posible. Y con base a esa serie de preguntas y repreguntas se pueden detectar contradicciones para finalmente lograr que el paciente sea honesto acerca de cómo se está sintiendo.

Tratamientos y Medicamentos

La ciencia ha avanzado mucho con respecto a medicamentos para ayudar en estos procesos del estado anímico, eso es muy cierto, sin embargo también es cierto que existen muchos medicamentos que salen al mercado y se van probando con los pacientes sobre la marcha y no siempre los resultados son los esperados. Muchas veces es necesario esperar varias semanas para que estos medicamentos surtan efecto real. En otros casos, habrá que probar distintos medicamentos para tener los resultados esperados.

También hay que considerar que muchos de estos medicamentos tienen efectos secundarios que deben ser conocidos por las personas que los van a utilizar. Generalmente se prescriben varios medicamentos al mismo tiempo. El especialista debe tener información muy exacta de cuáles otros medicamentos está tomando el paciente y si el paciente tiene alguna enfermedad o dolencia que pueda entrar en conflicto con los medicamentos a ser recetados.

Un medicamento puede hacer un buen efecto en una persona y no tener un resultado positivo en otra, aunque el diagnóstico sea el mismo.

El cerebro humano es sumamente complejo y también el metabolismo de cada persona es muy distinto. Por esta razón cada persona asimila las sustancias de manera distinta y a su debido tiempo.

Es muy importante ir evaluando continuamente el efecto de estos fármacos. Y en algunos casos habrá que eliminar un fármaco y sustituirlo por otro o combinar varios medicamentos para ir regulando el estado anímico de la persona. Es muy probable que después de cierto tiempo la persona pueda ya dejar de tomar estos fármacos o bajar la dosis en gran medida.

Cuando el diagnóstico es ya el de una enfermedad que afecta el estado anímico, lo más usual es que la persona debe medicarse de por vida tal como sucede con personas con diabetes avanzada que deben suministrarse insulina todo el tiempo, o personas con un cuadro de presión alta que debe tomar medicinas continuamente a lo largo de su vida.

Algo que está comprobado es que la actividad física es una excelente herramienta para combatir la depresión. Es muy recomendable que una persona depresiva empiece a moverse, a hacer algún tipo de ejercicio aunque sea de estilo estático (es decir trotar o saltar en un lugar cerrado si no puede salir) pero las sustancias segregadas por el cerebro al hacer ejercicio son excelentes motivadores del estado de ánimo. Obviamente, esto no es tan fácil (aunque suene trivial) para una persona con depresión pues justamente pierde la motivación para realizar muchas actividades.

Creo que queda claro que hay grados distintos de depresión. Cada persona es diferente y por eso no hay una fórmula que se pueda aplicar de manera general.

El proceso de recuperación de estos desbalances es muy variable pero ventajosamente actualmente hay muchísimas herramientas y cada vez más personas con la formación adecuada para tratar estos desbalances y enfermedades que afectan el estado emocional.

ANSIEDAD y BIPOLARIDAD

Por otro lado hay procesos de ansiedad de distintos grados desde muy suaves hasta muy severos. Mucha gente sufre de ansiedad por distintas razones de su entorno directo más que nada y muchas veces la solución está en visitar un psiquiatra y recibir una dosis de algún fármaco ansiolítico para ir reduciendo el efecto de la ansiedad.

En la mayoría de los casos poco a poco se va reduciendo el usos de estos medicamentos hasta que la persona ha superado el estado de ansiedad. Muchas veces no podemos mantener la calma ante muchas preocupaciones de nuestro diario vivir y nos ponemos ansiosos hasta que perdemos el control. Nuestra mente eleva esta sensación de frustración que activa un círculo vicioso. Hay casos en los que estas sensaciones de ansiedad son muy pasajeras y no hay necesidad del uso de medicamentos sino que se puede recurrir a técnicas de meditación y actividad física u otras formas de tratamientos alternativos.

Es más usual darse cuenta de un problema de ansiedad pues la persona lo manifiesta generalmente de una manera bastante visible. En ciertas ocasiones el nivel de ansiedad es muy alto y esto puede activar ataques de pánico. En ese caso es indispensable ir donde un especialista para poder analizar lo que se necesita hacer y tomar cartas en el asunto inmediatamente.

DESORDEN BIPOLAR (TAMBIÉN LLAMADO TRASTORNO MANÍACO DEPRESIVO)

El Desorden Bipolar hace referencia a una enfermedad mental que cubre un rango muy amplio de emociones. Pero en esencia se trata de un desbalance bioquímico donde el cerebro necesita ciertos medicamentos para nivelar las emociones ya que no es capaz de producir estas sustancias de manera autónoma.

Por qué BiPolar?

Se lo ha llamado así pues la persona que tiene esta enfermedad generalmente atraviesa ciclos donde sube a un nivel de extrema felicidad (polo positivo) que muchas veces llega a episodios de “fantasía” o psicosis.

Lo que usualmente sucede es que después de llegar a un episodio maníaco la persona comienza a retornar a una situación balanceada durante un tiempo (que pueden ser varios meses) y posteriormente si no está con ningún tratamiento, puede ir poco a poco de forma muy sutil ir bajando su nivel emocional hasta caer en un proceso de depresión (polo negativo). Entonces los Bipolares que no están siguiendo un tratamiento específico fluctúan su estado emocional del polo Positivo hacia Polo Negativo y viceversa.

Pero existen muchos grados de Bipolaridad y hay casos en los que la persona bipolar no experimenta estados de felicidad o excitación exageradas (es decir estados maniacos). Solo tienen las llamadas Hipomanías que son estados emotivos positivos levemente altos pero muy momentáneos y son imperceptibles la mayor parte del tiempo.

Por otro lado, después de un tiempo si no están tomando su medicación sobre todo por períodos de tiempo considerables, es muy probable que puedan caer en estados depresivos de distintos grados.

Debemos ser claros. En la mayoría de los casos, los medicamentos son parte fundamental del tratamiento pero no lo hacen todo, mucho depende de cómo es cada persona y de cómo se relaciona con el entorno y de lo que está sucediendo en su vida.

Una persona puede estar tomando la mejor medicina desarrollada en la historia y aun así esto puede no ser suficiente si no hay un trabajo de fortalecimiento interno que en algunos casos significa que esta persona pueda requerir por algún tiempo un apoyo con terapias psicológicas y/o de coaching.

Una gran mayoría de personas con bipolaridad llevan una vida totalmente normal y más aún muchos bipolares son líderes en el mundo empresarial y en muchas otras actividades. Cada uno de ellos han pasado por procesos distintos y finalmente han establecido un tratamiento que les ha permitido seguir adelante con sus vidas de manera sumamente estable.

Es importante evitar poner etiquetas a las personas que están atravesando por procesos de desbalances en sus emociones o que ya están diagnosticados con alguna enfermedad de este tipo.

Lo que es necesario es saber controlar y aceptar las enfermedades o males que nos aquejan y tomar las acciones necesarias para vivir una vida plena , teniendo en cuenta que pueden venir épocas de episodios de crisis pero que existen todas las herramientas necesarias para manejar estos momentos de la mejor manera.

La sociedad debe aprender a entender estas condiciones humanas y dejar a un lado los rumores, mitos o críticas que dañan la reputación de las personas..

En cualquier momento puede aparecer una persona importante en su vida que va a necesitar ayuda y es indispensable entender la situación y estar listo para darle una mano y guiarle hacia las personas que están debidamente preparados para tratar estos problemas..

Existen tratamientos alternativos?

Hasta donde yo he podido constatar puede haber métodos alternativos para controlar desbalances menores pero para enfermedades como Depresión clínica o Bipolaridad yo no puedo aconsejar esto.

Cuando hablo de desbalances menores me refiero a sensaciones de ansiedad o momentos de depresión muy pasajeros que con técnicas como meditación, yoga y otras, algunas personas han logrado controlarlos y superarlos. También muchas personas recurren a la acupuntura o terapias con bioenergía y otras relacionadas. Los resultados son muy variables y no puedo asegurar que estén debidamente sustentados.

La Psiquiatría no es perfecta. No existe una fórmula ideal para el tratamiento de estos males pero han hecho avances muy importantes en la comprensión de los procesos cerebrales que controlan las emociones.

Existe mucha polémica alrededor del tratamiento con psicofármacos porque hay una corriente muy fuerte que está en contra del uso de estos medicamentos ya que hay la noción de que muchas de las grandes empresas farmacéuticas han desarrollado medicamentos para mantener a mucha gente continuamente enfermos. Inclusive hay psiquiatras que reconocen esto y precisamente por ello tratan de apoyarse en aquellos medicamentos en los cuales han podido verificar sus reales beneficios y suelen apoyarse en terapias alternativas como un complemento. Todavía hay mucho por entender en el maravilloso y complejo mundo del cerebro humano.

Por otro lado considero que las diferentes disciplinas se están uniendo actualmente para irse complementando y esto está creando un balance bastante positivo que entiende al ser humano y su entorno como un TODO.

Es común que las personas con Bipolaridad u otras enfermedades del campo emocional, decidan dejar su tratamiento para optar por técnicas alternativas y esto es en mi experiencia, un error garrafal. Es muy usual sentirse muy bien y decidir dejar los medicamentos un tiempo y al sentirse muy balanceados los dejan por varias semanas o meses . Todo parece normal y se piensa que todo seguirá así hasta que poco a poco la persona empieza a ir a cualquiera de los dos polos. Cuando empieza a ir al polo maníaco la persona empieza poco a poco a sentirse muy positivo, feliz, capaz de hacer muchas cosas y con ganas de hacer cosas fuera de lo usual. Esto parecería normal para muchos pero la verdad es que el proceso de subida hacia el Polo “positivo” se va de las manos y muchas veces llega a un punto en que la persona duerme pocas horas, no para de hablar y puede llegar a episodios psicóticos muy extremos; es decir a hacer cosas que se salen de todo lo normal gastar mucho dinero sin control y en fin, el cerebro se ve sometido a un nivel de actividad totalmente exagerado .

Si el cerebro permanece mucho tiempo en este nivel de “aceleración” puede sufrir lesiones internas y es necesario que la persona reciba una medicación emergente para que vuelva a normalizar su actividad .

Por otro lado puede suceder lo inverso. La persona que lleva mucho tiempo sin sus tratamiento normal puede poco a poco empezar a caer en un proceso de tristeza que no necesariamente está ligado a un evento específico, simplemente así es la enfermedad. El cerebro deja de producir las sustancias necesarias y el proceso depresivo se hace presente. La falta de medicación por periodos prolongados pueden llevar a un proceso depresivo muy extremo y si bien los medicamentos no son infalibles, son parte muy importante de la vida de una persona con cualquiera de estas enfermedades.

Conclusión y Recomendaciones

Hay muchas razones por las que la gente se ve fuertemente afectada emocionalmente pero hay casos muy específicos en los que la razón es una enfermedad mental o enfermedad del estado emocional. En algunos casos las personas sufren por situaciones muy dolorosas en su vida y no saben còmo manejarlos y la acumulacion de estos sentimientos nunca o poco conversados, poco tratados de manera adecuada conlleva a un sentimiento de perder el norte.

Si una persona pierde el sentido de la vida, esto debe ser “tratado” con suma delicadeza.

Para muchos esta es una de las principales razones para caer en procesos de depresión, ansiedad, etc Muchas personas se avergüenzan por sentirse de esta manera y no lo comentan y eso no debería ser así.

Personas que hoy por hoy son líderes mundiales, empresarios sumamente reconocidos y exitosos, artistas muy reconocidos, etc, han padecido estas emociones críticas o tienen alguna de estas enfermedades y han logrado salir adelante pero lo han hecho pues decidieron pedir ayuda.

Todo empieza por aceptar que se tiene un problema y dejando a un lado el ego y la soberbia, reconociendo que a veces el cerebro nos gana la carrera y se adelanta a nuestros planes.

Debemos dejar que personas que se especializan en este tan complejo órgano del cuerpo humano los ayuden a encontrar las soluciones, los caminos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Top
Translate »