Loading...

RETO INTERESANTE PARA UNA GENERACIÓN

RETO INTERESANTE PARA UNA GENERACIÓN

Para quien nació a finales de los cuarenta y ve como hoy, con  agrado y cierto asombro, los cambios extremos en nuestras vidas, trastocan todo lo imaginado antes,  el reto es evidente y debe ser superado con tolerancia y entusiasmo.

 

Nací en el seno de una maravillosa familia bien estructurada y tradicional, en una casona  muy grande – de mis abuelos- cuando era muy natural que el hijo mayor, mi padre,  fuese residente “ por ayuda” , sin importar si el quizá no necesitase tal, el asunto era que estuviera cerca con su reciente matrimonio y pequeña familia de manera que mis tres hermanos menores y yo, la mayor, crecimos entre personas mayores muy formales y frente a sus consecuentes costumbres y seriedad.  Recuerdo muy claramente las reglas muy naturales de saludos, gracias, atención y diálogo con los mayores cuando se interesaban y preguntaban por nuestros gustos, o pretendían enseñar o contarnos historias.  Rodeados de tías, tíos, tías abuelas ; gente maravillosa.  Además de las constantes visitas de familiares cercanos o de provincias que venían hasta de vacaciones, aún viviendo en la misma ciudad, tal era la generosidad de ellos y lo que se vivía en esa época.

 

Cuando con toda legitimidad, mis padres se mudaron a su casa propia, edificada con tanta ilusión al norte de la ciudad, mis abuelos deben haber sufrido de el síndrome de “Nido Vacío” que en ese entonces no estaba codificado…Pero los dejaron ir con todas las seguridades del caso y bastante “monitoreados”.  En la nueva casa, que llegó a tener once habitaciones, con dos bibliotecas, sala familiar, desayunador  familiar, cuarto especial de costura y muchas otras linduras, creció perfectamente la familia de doce hijos.
Es en este punto cuando empieza el reto, el cambio, de una vida dependiente de estructuras tradicionales aunque agradables, rígidas de costumbres, en la casona del centro colonial al vivir dinámico de una familia muy joven con sus propias reglas y decisiones;  ya éramos cinco niños y había que mantener las costumbres pero mucho más modernamente.

 

Como la mayor de todos tuve una experiencia formidable, de mucho observar y aprender y dentro de un ambiente total entre equilibrado, pacífico pero también muy novedoso y moderno para ese entonces, cuando mi padre empezaba una carrera con mucho intercambio internacional.  Aparte, el, un verdadero protagonista quiteño y mi Madre fueron personas muy queridas por sus valores e hicieron su labor magnífica, hasta el último día de sus vidas.  Diría sin equivocarme que con esas virtudes y tesón fueron a la par muchas circunstancias benévolas pues todas las estructuras sociales, económicas y sobre todo morales eran muy definidas y por lo tanto muy claras.  La información era adecuada , directa, sin complicaciones y el panorama claro, no confuso como lo es hoy, sobre todo en el aspecto socio-político.

Luego de una adolescencia maravillosa, mis hermanos y yo, fuimos desarrollándonos adecuadamente; todos salieron a estudiar y practicar fuera del país a tiempo. Me pase, digámoslo así, vertiginosamente de  George Gershwin a Bing Crosby, a Elvis, a Woodstock, The Beatles,  MARY QUANT ; cada época con sus modas, exigencias y tendencias y para mí madre un reto, viniendo del concepto “Hollywood  época dorada” , aceptar a los de Liverpool,  y tolerar con sapiencia y paciencia los diferentes tonos en las radios portátiles y equipo de la sala y sobre todo el interpretar sin equivocarse, los gustos de sus cinco hijas mujeres (al menos yo, algo también exigente) en cada uno de sus viajes llenos de encargos.  E ir armando de uno en uno los respectivos matrimonios con “todas las de ley” y sin fallar!  Un verdadero reto.  Tuve la dicha de tener a mis cuatro abuelos vivos el día en que me case ( muy, extremadamente joven, pues entre en la escuela a la edad de cuatro años y me gradué de quince, saque un título profesional y me casé con mi novio de años)    Y cuando fui a vivir en un pequeñísimo departamento, como era lógico,  mi querida abuela, protestó!!!

Fue para ella un reto aceptarlo y colaborar moralmente…Y tan generosa, rotunda que era…

Ahora, décadas delante, estoy muy cerca de mis nietos, quienes junto a mi hija mayor ( viuda) viven en el extranjero; están felices y muy bien ubicados!.  Tienen referencias de las bondades pasadas y me escuchan mis historias, como si fuesen sacadas de una película…

La excelencia actual ( léase tecnología, tiempo muy bien distribuido, políticamente correcto, acceso  fácil a todo conocimiento científico, ilimitados a la mano, viajes relámpago sin dificultades, inteligencia a tope).

VERSUS la excelencia pasada ( léase tiempo compartido, calor de hogar, padres presentes permanentemente, oración en familia, tertulias, costumbres adecuadas en horarios y alimentación, tiempo para jugar y reír, mantener nuestras amadas tradiciones culturales.  Tener la guía de los mayores, los sabios de la familia, tiempo para socializar relajadamente, para dedicarse totalmente a un deporte o hobby, tiempo para leer y para recorrer mundo conociendo nuevos parajes, gentes y disfrutando  – lo más importante para mi-

Y el reto:  Ubicarme con aceptación y comodidad.  Adaptarme muy bien a sus modos de vida, cambiar los míos cuando estoy con ellos y sentirme más “líght”  al hacerlo,  adoptando la tecnología cordialmente, hasta con júbilo y Empaparme  de las nuevas tendencias y pasar tan vertiginosamente a estos cambios, sin “chistar” y muy sinceramente, a que se note muy, muy claro y , aunque sean mucho más dinámicos, increíblemente rápidos ya que aquí, el  problema del reto es el tiempo!

( Utilizar rápidamente mi inteligencia emocional ). 

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Ayni Magazine Revista Digital

Revista Digital de Contenido Humano basado en experiencias

Suscribirse a nuestras publicaciones

Translate »