Loading...

SECRETOS FAMILIARES igual CONFLICTOS PERSONALES

SECRETOS FAMILIARES

=

CONFLICTOS PERSONALES

Muchas veces creemos que los problemas, tristezas, angustias es mejor mantenerlas en secreto. Es común creer que guardándolos evitamos perjudicar a nuestros hijos. Sin embargo, hay poca consciencia de que estos pueden tener un impacto importante en ellos a futuro.

¿Cuántas veces nos angustiamos sin explicación? ¿O tomamos decisiones sin sentido? Que lance la primera piedra quien no ha sentido esto alguna vez. La clave está en descubrir ese entramado inconsciente que se anida en la transmisión hereditaria, solo así se descubrirá el verdadero sentido de nuestra angustia, y ese desvelamiento es necesario para superar la repetición de situaciones traumáticas y liberarnos.

La psicología transgeneracional tomó como referencia a autores como Freud, Dolto, Jung, Miller para la exploración del inconsciente de un clan: supone que nos vemos influenciados hasta por ancestros que no conocimos y sin embargo están presentes en nuestra vida. El inconsciente transgeneracional se transmite de una generación a otra.

El árbol genealógico hace referencia a quienes somos y de donde venimos. Esta identidad implica todo lo que somos, sentimos, elegimos, enfermamos e incluso lo que celebramos. Entonces, en ese sentido, nuestra identidad esta ligada a un inconsciente familiar: allí se encuentran frustraciones, pactos invisibles, deudas pendientes, modos de elegir y sobrellevar una pareja, modos de relacionarnos con amistades, tipos de compromiso con trabajos y proyectos.

¿Pero, por que es tan importante esta información? Porque, en esos nudos o secretos que las familias hacen un gran esfuerzo por mantenerlos bajo siete llaves, se encuentra lo mas conflictivo. Con esto me refiero a que la falta de información conduce a la compulsión de repetir dichos mandatos de nuestros antepasados.

Encontrarse de frente con una verdad que duele y que pesa, es decir encontrarse con esos secretos tan escondidos por la familia, nos redime de un equipaje ajeno. Esa es la única manera de no repetir los mismos errores, es la posibilidad de sanar e interrumpir el patrón que forma parte del árbol genealógico.

Culturalmente fuimos criados a partir del secreto, el silencio nos caracteriza a todes. Es común pensar que las cosas deben guardarse, sobre todo las cosas negativas. Tenemos miedo a la crítica, al cuestionamiento de la sociedad. El famoso dicho de “la ropa sucia se lava en casa”, creemos que de esa manera nos estamos protegiendo, y a su vez protegiendo a nuestros hijos. Pero, la realidad es que sucede lo contrario. Dolto decía: “Lo que es callado en primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo”. No solo fomenta la repetición de patrones familiares que resultan ser tóxicos, sino que también da paso a la formación de futuros síntomas. Desde la psicología se cree que “Aquello cuyos labios callan, conversa con la punta de los dedos. Se traiciona por todos los poros”. Es decir que lo que no se expresa en palabras, el cuerpo lo va a manifestar de algún modo.

Así, la enfermedad aparece como producto o resolución de secretos familiares. Pero la enfermedad no es la solución, más bien es una invitación a enfrentar los conflictos familiares. Esos conflictos callados, esos duelos no atravesados, esas lagrimas no derramadas, esas infidelidades escondidas bajo la cama, todo eso se pasea sobre los hijos. Lo que no se expresó en su momento con palabras, se expresa con dolores, angustias y vacíos que resultan ser inexplicables para quien lo vive.

No tengamos miedo a la verdad, siempre es mejor expresarla adaptando a la edad de cada hijo, pues aquello que se calla es muy probable que sea adivinado por otros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Ayni Magazine Revista Digital

Revista Digital de Contenido Humano basado en experiencias

Suscribirse a nuestras publicaciones

Translate »